Aproximación a la novela Inmigrante de Teresa Queija
“En un lejano país llamado Chile”

Por Anita Montrosis

Inmigrante es la primera novela de la autora Teresa Queija y como primera novela, se le exige todo y al mismo tiempo no se le exige nada. Y cuando me refiero a que se le exige todo, me refiero a las coordenadas de la estructura, al tiempo y espacio, a la importancia del tema y el climax, a la calidad del desenlace y al desarrollo de sus personajes.  Al referirme, a que no se espera nada, lo digo a modo de exageración, pues la primera obra de un autor, es la carta de presentación y la crítica literaria en Chile, suele ser dura con sus autores nuevos, a excepción de algunos críticos que creemos que es genuino apostar en la iniciación de una obra, ya sea un libro experimental, o un libro no tan bien elaborado. Para sustentar esta reflexión, hago el siguiente planteamiento. ¿Quién determina cuando una obra es óptima o no? Es acaso la crítica, la portadora de esta verdad o es tarea del mismo autor demostrar el nivel literario de su trabajo. No tenemos la verdad. No tenemos tampoco porque tenerla. El discurso de que una obra es o no aprobada por la crítica, está tomando un giro y  no hay forma de ignorarlo.

Volviendo a la premisa de que, a una primera obra se le exijo todo o nada, afirmo que estas dos condiciones son antagónicas, pues para ser un primer libro, Inmigrante está sustentado en su peso literario, es decir, es un libro bien armado, tanto en su fondo como en su forma. Inmigrante de Teresa Queija, es una apuesta de fácil lectura, sin grandes pretensiones más que instalar el contenido y el valor de la temática y con esta, su fuerza en la voz narradora. La obra es digerida como un libro de buen trato, delineado en detallar paisajes, culturas y épocas. Sus personajes fluyen libremente, sin confundirnos, dando una atmosfera armónica y fascinante desde el inicio.

 

La novela “Inmigrante” de Teresa Queija, parte en Pinheiro Novo Portugal deteniéndose en San Miguel, Santiago de Chile. Este libro trata a cerca de la historia de una niña Portuguesa, de origen humilde, que es entregada en adopción por su madre Rosa, a su media hermana María, esta última tiene un buen pasar desde que llegó a Chile. La historia no deja de ser indiferente. La protagonista principal cruza en continente sola en avión a la edad de tres años, cruza a un país diferente, a un país que le brinda seguridad económica y estabilidad afectiva, pero esta última siempre está al debe, pues Teresa siempre se sintió abandonada. La protagonista a modo de protección psicológica se inventa un mundo imaginario donde confunde sus sueños oníricos con la realidad y viceversa, ella lo hace para refugiar su dolor, ese dolor que todos creen que por ser niña, no experimenta. Teresa con su inteligencia, surgida desde la necesidad, jamás destierra su lugar de origen, aunque lo intenta recurriendo a la creatividad, forja una muralla mental que más tarde adorna a su antojo. Seguramente toda esta fantasía es para no perecer de odio o de pena.

 

Teresa ya siendo una jovencita y a pesar de sentirse siempre abandonada, pese a todo el amor que sus padres adoptivos le brindan, a pesar del cariño incondicional de Roberto, su  amigo y el de su gran amor Gustavo, a pesar de que todos la amaron como mejor pudieron, ella busca a través de su vida la forma de sanarse y hacerse cargo del abandono. Un abandono que se hace nuevamente presente cuando su padre adoptivo José, se separa de su madre adoptiva dejando otra herida que sanar. Se suma otro obstáculo en la vida de Teresa , sumada la exagerada disciplina de la madre adoptiva, quien niega a Teresa tener contacto con hombres chilenos.

 

Emigrar a otro país conlleva un sin número de conflictos como el desarraigo, la nueva tierra y la lengua, las dificultes de adaptación, el tema económico y estar sin la familia de origen. Todos estos apremios y todos estos dolores afrontó Teresa, pues su madre adoptiva, sentía que tenía que protegerla del miedo de vivir en la pobreza. Ese era el conflicto principal entre ambas y se fue acentuando cuando José las abandona.

 

Si bien es cierto, es una historia conmovedora, increíblemente escrita sin resentimientos, no deja de emocionar la temática, la descripción de esos paisajes, el contexto histórico de Chile, las costumbres y las diferencias con el país de origen de Teresa. Es impresionante que una niña, aún recuerde su patria, también es impresionante el enorme deseo de querer olvidar sus orígenes. Llama la atención, la desesperación en negar ese origen e imponerse uno nuevo, y practicar con el tiempo la empatía y el perdón en su propia sanación como ser humano.

Inmigrante es una novela emocionante, liberadora y sutil. Con un formato sencillo e inteligente que cuida la palabra y la hace tan sencilla y valiente como la capacidad de quien la ha escrito.

                                                                 

 

 

                                                                San Bernardo, 25 de junio de 2016.